27 de diciembre

Estándar

Va en contra del proceso histórico presentar la obra reformista como una revolución prolongada a largo plazo y la revolución como una serie condensada de reformas. La transformación social y la reforma legislativa no difieren por su duración sino por su contenido. El secreto del cambio histórico mediante la utilización del poder político reside precisamente en la transformación de la simple modificación cuantitativa en una nueva cualidad o, más concretamente, en el pasaje de un periodo histórico de una forma dada de sociedad a otra.

Es por ello que quienes se pronuncian a favor del método de la reforma legislativa en lugar de la conquista del poder político y la revolución social en oposición a éstas, en realidad no optan por una vía más tranquila, calma y lenta hacia el mismo objetivo, sino por un objetivo diferente. En lugar de tomar partido por la instauración de una nueva sociedad, lo hacen por la modificación superficial de la vieja sociedad.

 Rosa Luxemburgo en “Reforma o Revolución” (1900)


La incomodidad de… ¿la revolución? Apuntes para un debate con La Mella-Juventud Rebelde ¿disputa institucional o lucha de clases?

Estándar

Para nosotros no se trata de reformar la propiedad privada, sino de abolirla; no se trata de encubrir los antagonismos de clase, sino de abolir las clases; no se trata de mejorar la sociedad existente, sino de establecer una nueva. Karl Marx. Mensaje a la Liga de los Comunistas

La Mella en su nueva edición de “Batalla de Ideas”, se empieza a plantear la construcción de una organización para la intervención electoral en el artículo “Una incitación a la incomodidad. Nueva izquierda y disputa institucional”. Tomamos el guante, e intentamos aportar al desarrollo del debate.

¿Cuál es el rol de la política electoral?

Terminadas las elecciones de este año, donde la izquierda trotska con el Frente de Izquierda se transformó en un actor político nacional, llegando a millones con nuestras ideas, encontramos que La Mella, que siempre se reivindicó “independiente de los partidos”, se plantea ahora conformar un partido político para disputar en el terreno electoral. Corrección, como dice el título, la disputa no es tanto “lo electoral”, es decir aprovechar un momento de politización para propagandizar tus ideas, sino “lo institucional”. En mi interpretación, serían cargos. Aca ya tenemos una cuestión a profundizar: presentarse a elecciones para ¿difundir ideas que cuestionen el régimen político, que lo desprestigien, con exigencias, etc; o para “disputar” cargos en el estado? Incluso, el Frente de Izquierda, que obtuvo dos bancas obreras en las ultimas elecciones, dio un nuevo ejemplo de cómo utilizar este espacio contra el propio régimen. Pueden leer aca sobre el proyecto que presetó Alejandro Lopez, dirigente obrero ceramistas, que recientemente asumió la banca en Neuquén.

Otro punto para pensar, es alrededor de la afirmación de Ogando, hacia el final del artículo: “es improbable que la disputa contrahegemónica en un futuro inmediato pueda prescindir del momento electoral”.

Yo no se en qué mundo vive este muchacho, si no ve la tele ni lee diarios, o es un poco “provinciano” en su forma de pensar, porque en todos lados está pasando de todo! Darle ese lugar al “momento electoral” cuando en el mundo más bien empieza una tendencia contraria, a la acción de masas, es un poco loco, bah huele un poco a escepticismo, no? Vean sino este impresionante video de Egipto que subimos al blog, cachetazo total a los escépticos.

Y pensando en Argentina… tampoco se sustenta: la foto del 54% de CFK, ya empezó a mostrar fisuras, contradicciones, que preanuncian una nueva etapa. Un mundo inmerso en una crisis capitalista profunda, con epicentro en EEUU y Europa, donde la lucha de clases comienza a emerger. Con una Argentina que mucho depende de las exportaciones de materias primas, con una débil industria, mayoritariamente extranjerizada. Con una clase obrera que se recompuso y creció como fuerza social, con fenómenos como el del sindicalismo de base que cuestiona a la burocracia, y que en amplios sectores comenzó a adherir políticamente a una referencia nacional indiscutible como el Frente de Izquierda y de los Trabajadores que conformamos el PTS, junto al PO es IS. Con un Moyano que aceleradamente empieza a “desmarcarse” del kirchnerismo. Con un gobierno que ataca sistemáticamente la acción directa de los trabajadores, y avanza con la ley antiterrorista en forma preventiva a los tiempos que se vienen. El aumento de tarifas que ya anunciaron. Con un gobierno que mostró la respuesta a la “emergencia de los sin techo” con represión y muerte, con Mariano Ferreyra asesinado, los qom, indoamericano… Más bien lo que seguro no va a ser improbable en el próximo período es la lucha de clases.

Entonces, ¿para qué se está preparando La Mella? La construcción orgánica, de base, ¿tuvo más sentido mientras el régimen no lograba recomponerse? ¿es que ven que se fortaleció el régimen, y cambió el orden de prioridades en su proyecto? Si es así, es un poco impresionista incluso, porque esa fortaleza, tienen debilidades estratégicas profundas, que este año segurito vamos a empezar a ver.

El estado … ¿y la revolución?

Pero hay algo nodal en el artículo, y es sobre la definición del estado. No se si La Mella se sigue reivindicando marxista o no (el artículo deja más claro que no), pero sí al menos algunas de las agrupaciones que son parte de la COMPA, y entiendo que estaría compartiendo este nuevo proyecto ¿electoral y/o institucional? (lo electoral a secas, también tiene sus problemas).

Cuando Ogando hace la definición de qué es el estado, pareciera que un marxista podría tener acuerdo. Sí, es un estado de clase, que “somete por la violencia a las clases subalternas”. Incluso, plantea que “está claro” que el estado capitalista no será desarmado desde adentro, ni que la conquista paulatina de reformas lo irá cambiando. Que seguramente habrá momentos insurreccionales o choques violentos. Hasta acá, podríamos decir “¡Guau que coincidencia con el marxismo!”. O quizás te estás preguntando “si el estado capitalista no se desarma desde adentro, ¿dejó La Mella ahora de apoyar al gobierno de Chavez que es un gobierno que sostiene un estado de clase?”

Mmmm. No no, siempre hay un “pero”. El estado sería para ellos la condensación de relaciones de fuerza, como nudo de disputas y confrontaciones, donde hay que dar las batallas de una “guerra de posiciones”. Lo que hay que disputar es una “institucionalidad alternativa” (Si, yo también me pregunto igual que vos qué demonios quiere decir esto. ¿Quieren hacer elecciones parlamentarias paralelas? Pedimos si La Mella puede clarificarnos un poco). Acá está la piedra de toque, para plantear que un terreno de disputa insoslayable es… la política electoral.

Pero a lo largo de todo el artículo, hay una “pequeña” omisión: la revolución (usen el “buscador” y verán los resultados). Si Marx y Engels, hace ya casi ¡dos siglos! sacaron la lección de que lo que hace falta es destruir la maquinaria estatal de la clase enemiga, que sostiene la propiedad privada, la explotación de la clase obrera, que es un órgano de dominación, porque bajo el capitalismo las clases sociales son irreconciliables, que tiene su aparato represivo para mantener a raya a los explotados, y que las revoluciones que no alcanzaron esa “gran empresa” terminaron perfeccionando ese mismo estado de clase[1] … ¿cuál es la tarea de los militantes que nos proponemos la “destrucción del poder opresor” como ustedes mismos plantean? Lenin, que debatía con Kautsky[2] que tenía este mismo “olvido”, decía: “la liberación de la clase oprimida es imposible, no sólo sin una revolución violenta, sino también sin la destrucción del aparato del poder estatal que ha sido creado por la clase dominante[3]. Desde ya que “la toma del poder estatal” no es el fin ultimo de la política revolucionaria como plantea Ogando en el artículo, al menos no para el trotskismo. Pero si aspiramos a construir el socialismo, ese es “el primer acto”. León Trotsky ha escrito y desarrollado mucho sobre “lo que sigue” a la toma del poder del estado, que es sólo un comienzo. Este fue uno de los combates centrales que dio contra el stalinismo, planteando que para la defensa del estado obrero, era necesaria una revolución política, basada en organismos de autoorganización como los soviets. Por eso Trotsky plantea claramente “A diferencia del capitalismo, el socialismo no se construye mecánicamente, sino conscientemente”. Pero dejamos este debate para un próximo post, acá no alcanza para desarrollarlo.

Hablan de estrategia en el artículo, pero ¿cuál es? Lo que encontramos es “la construcción de poder popular”, ¿tiene un anclaje de clase ese “poder” o sería entre muchas clases? ¿para qué construyen “poder popular”? ¿esa construcción estará en algún momento en función de derrotar a la clase explotadora y opresora (en términos gramscianos, pasar a la “guerra de maniobras”?) Esa construcción ¿en función de qué objetivos se hace? Acá al menos se plantea la construcción ligada a la disputa institucional. ¿Cuál es el contenido de la intervención electoral entonces? Dicen: sacar leyes y conseguir recursos (no sólo quieren cargos, sino también plata del estado?!). Pero ese es el objetivo de cualquier partido burgués… ¿hay algo distintivo en su propuesta? Si el estado es un “nudo de disputas” ¿la clave está en pelear por entrar en el estado, y no por destruirlo? ¿Qué opinan del planteo del FIT de que un legislador cobre lo mismo que un obrero o un docente? Esta consigna es una forma de denunciar al régimen y sus políticos, y también de combatir la cooptación material, presente en el parlamento, en los sindicatos, y en los centros de estudiantes (debate histórico con uds y el PO)

Sería bueno profundizar sobre los objetivos de esta intervención que se proponen, que lamentamos decirles que no es ninguna novedad en la historia, no sólo como idea, sino por el rol que terminaron jugando en la historia ese tipo de organizaciones políticas.

El derrotero de la II Internacional, entre Kautsky  y Lenin arroja buenos elementos para pensarlo. Para no irnos tan lejos (que a La Mella mucho no le gusta), agrupaciones estudiantiles “independientes” como TNT que parecían de izquierda en el 2001, hoy tienen a sus principales referentes como funcionarios del gobierno de CFK, sacando leyes y “disputando” plata del estado (Como Recalde, Kicillof, y el recientemente fallecido Heyn).

Continuar el debate.

Evidentemente, el Frente de Izquierda y la entrada amplificada de la izquierda trotskista en la escena política nacional, llegando a millones de personas de todo el país, también “movió el avispero” en la “izquierda independiente” que empezó a anhelar la “llegada de masas” que tuvimos los troskos este año con la campaña electoral, obteniendo en octubre el apoyo de más de 600.000 personas (nada “marginal”, no?). Hoy el FIT tiene dos bancas, en Neuquén, con los obreros de Zanon y el legislador recién asumido, Alejandro Lopez; y en Córdoba.

Los 10 puntos de la COMPA, que vendrían a ser como una plataforma electoral, no?, pueden encontrarnos con algunas coincidencias, y sería una posibilidad discutirlas. Pero la clave del debate es a dónde está dirigida nuestra construcción, en función de qué objetivos.

Los revolucionarios utilizamos las elecciones para difundir las ideas de independencia de clase, para denunciar al régimen, el aparato represivo del estado, para hacer exigencias de derechos elementales como el aborto legal y gratuito, propagandizar una salida obrera a la crisis. Nuestra tarea se concentra en construir una organización revolucionaria que ataque los centros neurálgicos del capitalismo, es la clase obrera la que lo que hace funcionar, y particularmente para el kirchnerismo uno de sus principales sostenes está en la burocracia sindical. Por eso el PTS ha volcado sus energías a la construcción en el movimiento obrero, con emblemas como Zanon, y sentando pequeños jalones nuevos como Kraft, siendo parte los últimos años del proceso de sindicalismo de base en el movimiento obrero, donde hay sectores agrupados en el periódico Nuestra Lucha.

Este es un primer contrapunto, y seria bueno seguir desarrollando el debate. Si, como dicen ustedes, no quieren ser pragmáticos y no menospreciar las experiencias pasadas y actuales…


[1]“La república parlamentaria, en su lucha contra la revolución, viese obligada a fortalecer, junto con las medidas represivas, los medios y la centralización del poder del gobierno. Todas las revoluciones perfeccionaban esta máquina, en vez de destrozarla. Los partidos que luchaban alternativamente por la dominación consideraban la toma de posesión de este inmenso edificio del Estado como el botín principal del vencedor”. Karl Marx, el 18 Brumario de Luis Bonaparte.

[2] Karl Kautsky: teórico de la socialdemocracia alemana. Apoya la guerra imperialista hasta 1917, razón por la cual Rosa Luxmburgo y Karl Liebknecht rompen, fundando la Liga Espartaquista. Fue el teórico de la transformación de la táctica electoral y sindical en estrategia. A esto Kautsky lo llamó “estrategia de desgaste” (asimilada hoy una interpretación de Gramsci sobre “la guerra de posiciones”).

[3] El Estado y la Revolución.

Egipto… Revolucion

Estándar

Les dejo este impresionante video de la revolución abierta en Egipto, un video sobre sus mártires, los combates que están dando las masas por cambiarlo todo, el ejército, fuerza represiva del estado actuando con el odio a las mayorías que empiezan a tomar el destino en sus propias manos.

Así son las revoluciones. Así las imaginé. Y “ahora ese sueño circula por las venas de todas las almas desesperadas y desdichadas” de Egitpo.

– recomendación: apretando el botón abajo a la derecha que dice “CC” pueden elegir con qué subtítulo ver el video, puede ser inglés, español, etc-

Como decía León Trotsky, sobre una de las revoluciones más grandes e impresionantes como la rusa:

En una semana la sociedad se deshace de todos sus dirigentes: el monarca y sus hombres de  leyes, la policía y los sacerdotes; los propietarios y los funcionarios, los oficiales y los amos. No hay ciudadano que no se sienta libre de decidir en cada momento su conducta y su porvenit.
Surge entonces, de lo mas profundo de Rusia, un inmenso grito de esperanza, en esa voz se  mezcla la voz de todos los desesperados, los humillados, los desdichados.

En Moscú, los obreros obligan a sus dueños a aprender las bases del nuevo derecho obrero.
En Odesa, los estudiantes dictan a su profesor un nuevo programa de Historia de las civilizaciones; en el ejército los soldados dejan de obedecer a sus superiores.
Nadie había soñado jamás una revolucion así. Ahora ese sueño circula por las venas de todas las almas desesperadas y desdichadas de este planeta.
La gran debilidad de muchos ”revolucionarios” consiste en su absoluta incapacidad de entusiasmarse, de elevarse sobre el nivel rutinario de las trivialidades, de hacer surgir un vinculo vital entre él mismo y los que lo rodean. El que no puede enardecerse, no puede enardecer su vida ni la de los demás. La fría malevolencia no es bastante para adueñarse del alma de las masas.
Muchos revolucionarios contemplaron la revolución con envidiosa alarma. Es que la vida personal de los revolucionarios siempre traba su percepción de los grandes acontecimientos en los que participa.

Pero la tragedia de las pasiones individuales exclusivas es demasiado insípida para  nuestro tiempo. Porque vivimos en una época de pasiones sociales. La gran tragedia de  nuestra época consiste en el choque de la personalidad individual con la comunidad.
Para alcanzar el nivel de heroísmo y abonar el terreno de los grandes sentimientos que  dan vida, es menester que la conciencia se sienta ganada por grandes objetivos. Toda catástrofe individual o colectiva es siempre una piedra de toque, pues pone al desnudo las verdaderas relaciones personales y sociales.
Hoy día es necesario probar este mundo.
El poeta, por ejemplo, se sintió independiente del burgués y hasta se peleo con él. Pero cuando el asunto se trató de la revolución, resulto un parasito hasta la medula de los huesos. La  psicología del individuo así mantenido y dedicado a ser sanguijuela humana, no tiene rastros
de bondad de carácter, respeto o devoción.

Hoy día los “señoritos” estudian todavía en libros a costa del sacrificio de los explotados, se ejercitan en periódicos y crean “nuevas tendencias”.Pero cuando una revuelta se produce en serio, enseguida, descubren que el arte se encuentra en las cabañas, en los mas recónditos agujeros, donde anidan las chinches. Es necesario derribar a la burguesía porque es ella quien le cierra el camino a la cultura.

El nuevo arte no solo desnudara la vida, sino que le arrancara la piel.
Amar la vida con el afecto superficial del deleitante, no es mucho merito.
Amar la vida con los ojos abiertos, con un sentido critico cabal, sin ilusiones, sin adornos, tal como se nos aparece, con lo que ofrece, esa es la proeza.
La proeza también es realizar un apasionado esfuerzo por sacudir a aquellos que están embotados por la rutina, obligarles a abrir los ojos y hacerles ver lo que se aproxima.

León Trotsky “El gran sueño”.

Las rejas que quedan, las fotos que están y las que faltan

Estándar

“La clase dirigente tradicional que tiene un numeroso personal adiestrado, cambia hombres y programas y reasume el control que se le estaba escapando con una celeridad mayor de cuanto ocurre en las clases subalternas; si es necesario hace sacrificios, se expone a un porvenir oscuro cargado de promesas demagógicas, pero se mantiene en el poder, lo refuerza por el momento y se sirve de él para destruir al adversario y dispersar a su personal directivo que no puede ser muy numeroso y adiestrado”. Antonio Gramsci.

.:. 

Se sabe que la historia la escriben, publican y reparten por millones los que (más)ganan. Pero acá estamos nosotros, resistiendo y dispuesto a contar nuestra historia. Esa cualidad, en parte, demuestra que no estamos derrotados, que seguimos en pié y luchando.  Y no pelear por hacerlo, contársela a todos y a cada uno, con todo lo que esté a nuestro alcance, sería claudicar.

Image

La muestra fotográfica inaugurada por Abal Medina que reviste la fachada de la Casa Rosada y del Congreso son la reconstrucción parcial y hasta esteril que hace el kirchnerismo de lo que fue aquel 19 y 20 de diciembre del 2001.

A esos miles con las cacerolas, a los piquetes, a los milicos con los caballos, y a las corridas, a esos cuerpos bañados en sangre y caídos en las escalinatas del Congreso, les falta una parte, un pedazo fundamental del cuento.

Image

A esas gigantografías le faltan los obreros de Zanón y las obreras de Brukman, que demostraron que hay una salida distinta al cierre de fábricas y las prebendas de punteros. Le faltan los Pocho Lepratti, los Maxi y Darío, los Julio López y Silvia Suppo, los Luciano Arruga y los Mariano Ferreyra. En fin, les faltan todas esas cosas que nos ayudan a entender cómo hicieron para cangearnos el “Que se vayan todos” por un “Aceptamos duhaldistas reciclados, a Ménem en el Senado, y a los cómplices del asesinato de Lepratti –entre otros tantos cómplices- libres.

Image

A diez años, cuando la juventud se levanta en todo el mundo, cuando los egipcios se enfrentan a la calle con los milicos (que pegan como siempre: de a muchos y por atrás, ¡cobardes y asustados!), los estudiantes chilenos dicen “vamos por todo, si no, no nos darán nada”, y los “indignados” se multiplican por todos lados. Cuando Cristina usa cada segundo en televisión para decir que los que nos organizamos en nuestros lugares de trabajo somos “extorsionadores”, y el Gobierno le da media sanción a la “Ley antiterrorista”, para condimentar la criminalización de la protesta social, y que los hoy 5 mil procesados por luchar se puedan quintuplicar en poco tiempo. Cuando los gurúes de la City se arrancan los pelos para explicar la crisis económica internacional, y los que quiebran ya no son los bancos sino los mismos Estados. Cuando se cumplen diez años del 2001, y en las vísperas del 2012, salimos nuevamente a las calles, para ir de Congreso a Plaza de Mayo. Marchamos con las Juventud del PTS, con los obreros y estudiantes atacados por organizarse y procesados por luchar, con el legado peligroso de ese 2001 amenazante, vivo en cada asamblea de Kraft, en cada obrero Sin Patrón de Zanón, en cada corte y cada reclamo de la clase obrera. Con el horizonte de poner en pié el Partido Revolucionario que quiebre la balanza de la historia para el lado de los oprimidos.

Image

A fin de cuentas esas fotos están sostenidas por rejas. Rejas que se mantenien desde aquellas jornadas, tanto en el Congreso como en la Casa Rosada, materializando en pedazos de hierro altos y en punta, la escisión todavía viva entre las masas y sus representantes políticos tradicionales. “Tal escisión con el régimen político y sus instituciones – la justicia, el parlamento, los grandes medios de comunicación y la burocracia sindical – se manifestó en el lema de cientos de miles: que se vayan todos”.

Esas rejas, que expresan una contradicción latente -la contradicción del carácter irreconciliable de las dos clases antagónicas-, en algún momento van a caer. Para un lado, o para el otro, pero van a caer. O, mejor dicho, las vamos a tirar.

Brindis

Estándar

Es lunes. Se vienen las fiestas. Nos metemos en la típica semana de los brindis por día con distintas personas. Entre todos esos encuentros hay uno, y solo uno, que no elegís: el del laburo. Único día en el año donde ves al careta de tu jefe y a todos los supervisores levantando una copa,  queriendo brindar con vos, deseándote “felicidades y suerte”. ¡Pero si su felicidad es tu desgracia y su suerte es el sudor en tu frente!

Pensamiento que tiene todo empelado cuando entra al lugar del agasajo: “Mirá estos forros la que gastan en sanguchitos y champagne y luego me tienen como un boludo tercerizado.” ¡Menos sanguchito de aceitunas y más aumentos!”

Desde Somos Rabia les queremos desear felices fiestas, de la única forma que concebimos estas celebraciones: ponernos en pedo con la gente que queremos y nos quiere.
Les dejamos una bonita carta navideña de la Comisión Interna de Jabón Federal a los trabajadores de la empresa, pero que es extensible a todo trabajador. ¡Disfrútenla!

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

DE CHICOS NOS ENSEÑARON A RESPETAR LA MESA…

Por eso hoy no brindamos en la tuya.

Era el momento más valioso e intimo del día. No cualquiera era invitado a sentarse a ella para compartir con la familia. Solo amigos, allegados, o algún hijo de vecino respetado, cuyos padres no llegaban a cubrir la olla de guiso para todos los hermanos.

Cuando alguien se metía con cosas valiosas de la familia, nunca más se lo invitaba. “No lo quiero ver en esta mesa!” Decían los viejos.

Sin embargo existen los cínicos que nos convocan a sentarnos a su mesa. Pero para atragantarnos con la comida que nada tiene que ver con las sobras que nos dan en el comedor de su empresa. A ahogarnos con las bebidas muy distintas a ese vaso de agua turbia que nos ofrecen en las jornadas de calor. Los empresarios que nos exprimieron cada segundo del año, hoy nos invitan a brindar juntos. A que vayamos a observar ansiosos que saquen nuestro nombre de una bolsa para llevarnos ese electrodoméstico que no pudiste comprar ni trabajando los domingos, porque las deudas previas ya te reventaron la tarjeta.

¿Levantaremos las copas al mismo tiempo con los que brindan por unas “felicidades” muy diferentes a las nuestras? Si para ellos “felicidades” significa vernos con nuestros cuerpos arruinados de tanto producir. Cuando ellos dicen “salud” piensan en lo poco que les importa la nuestra y la de los nuestros, cuando de ganancias se trata.

Luego de un año en el que nos echaron a la calle a viejos amigos, disfrutaron sus malos tratos, descuentos ilegales, sanciones injustificadas, indiferencia hasta de los reclamos más elementales de los trabajadores y tantas prepotencias más.

Solo nos dieron lo que pedíamos, cuando nos unimos, nos preparamos con nuestra organización y los golpeamos con todo nuestro odio.

Miles de escalones subidos al año en esa eterna escalera para alimentar las maquinas hasta sentir temblar nuestras rodillas. Mientras ellos suman números desde un cómodo sillón en la oficina con aire acondicionado. Todo el frío invierno y ya entrando el verano, estuvimos en un vestuario cuyas duchas sin luz, ni agua caliente y pasillos sin lugar ni para ponerte los zapatos, se parecen mas a una cámara de gas. Continúan descartando trimestralmente a los pibes de agencia luego de sacarles todo el jugo. Y sin embargo se ríen y disfrutan entre codeadas cómplices. Así preparan otro circo como el del año pasado, luego del cual vinieron dos despidos. Como cuando nos invitaron a hinchar juntos por Argentina en el mundial 2006, y luego vinieron más de 30 despidos. Como el campeonato al fondo de la fábrica o los carteles para mejorar la comunicación que nunca oyeron.

Toda una inversión económica en eventos que tienen un solo fin: Seguir riéndose de nosotros!

Pasamos muchas cosas y aprendimos. Los golpes nos hicieron más fuertes. Este año nos volvimos a unir y ganamos. Rompimos los miedos y salimos por lo nuestro. No pudieron confundirnos. Supimos en quien confiar y contar, y en quienes no. Con la síntesis de los más viejos, nuestra experiencia y las energías renovadas de los nuevos, pudimos sacarles lo que no querían.

Por eso terminamos el año con cosas para festejar, otras que mejorar y otras para recuperar.

Después de todo esto “¿Nos podrán mirar a los ojos cuando en su fiesta nos inviten a levantar las copas?”

Nosotros pensamos que no. Y no nos interesa ir a comprobarlo. En tu mesa no comemos ni aunque las tripas nos duelan del hambre y no brindamos con tu copa porque no es sincero tu “salud”.

Seguimos respetando lo que nos enseñaron nuestros viejos en la mesa donde lo único que sobraba era la solidaridad. Preferimos ir a la mesa donde se sientan a cenar y brindar los trabajadores. Los que la sufren cada día. Allí donde hay lugar para los amigos, los viejos, los nuevos, los efectivos y contratados… Los despedidos.

Termina un año complicado y todo apunta a que el que viene lo sea aun más. Hoy festejemos y brindemos con nuestras copas para que el próximo, sea un año de los trabajadores y nuestro pueblo. Acá en nuestro trabajo, en el país y en todo el mundo. Un año donde rompamos sus cadenas y enterremos sus humillaciones.

Por eso no vamos a tu fiesta. Porque solo celebramos junto a los nuestros.

Por eso al patrón le decimos: En nuestra mesa no!

Salud y felicidades compañero!

Comisión Gremial Interna