Consideramos la historia desde el punto de vista de la revolución social. Este punto de vista es teórico y práctico a la vez. Analizamos las condiciones de la evolución tal como se forman sin nosotros e independientemente de nuestra voluntad, con el fin de comprender y de actuar sobre ellas mediante nuestra voluntad activa, es decir, por la voluntad de la clase organizada. (…) Si uno se limita a constatar lo que pasa, inevitablemente se llega al fatalismo, a la indiferencia social que, en ciertos grados, toma la forma de menchevismo, en donde hay una gran parte de fatalismo y resignación en el curso de los acontecimientos. Por otra parte, si uno se limita a la actividad, a la voluntad revolucionaria, se corre el riesgo de caer en el subjetivismo que implica un gran número de variantes: el anarquismo es una, el socialrevolucionarismo de izquierda es otra, en fin, con este subjetivismo hay que relacionar los fenómenos que se producen en el propio comunismo y que Lenin ha calificado de “enfermedad infantil del comunismo”. Todo el arte de la política revolucionaria consiste en saber aliar la constatación objetiva y la reacción subjetiva. Y solo en eso consiste la esencia de la doctrina leninista.

 Leon Trotsky en “Perspectivas de desarrollo mundial”, Julio 1924.  En “El capitalismo y sus crisis”, compilación de escritos de León Trotksy del CEIP.

24/01/2012

Para escuchar/leer otros gritos, pasate por el “Archivo `el grito´”

Anuncios

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s