Archivo de la categoría: esclavos insurrectos

Brindis

Estándar

Es lunes. Se vienen las fiestas. Nos metemos en la típica semana de los brindis por día con distintas personas. Entre todos esos encuentros hay uno, y solo uno, que no elegís: el del laburo. Único día en el año donde ves al careta de tu jefe y a todos los supervisores levantando una copa,  queriendo brindar con vos, deseándote “felicidades y suerte”. ¡Pero si su felicidad es tu desgracia y su suerte es el sudor en tu frente!

Pensamiento que tiene todo empelado cuando entra al lugar del agasajo: “Mirá estos forros la que gastan en sanguchitos y champagne y luego me tienen como un boludo tercerizado.” ¡Menos sanguchito de aceitunas y más aumentos!”

Desde Somos Rabia les queremos desear felices fiestas, de la única forma que concebimos estas celebraciones: ponernos en pedo con la gente que queremos y nos quiere.
Les dejamos una bonita carta navideña de la Comisión Interna de Jabón Federal a los trabajadores de la empresa, pero que es extensible a todo trabajador. ¡Disfrútenla!

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

DE CHICOS NOS ENSEÑARON A RESPETAR LA MESA…

Por eso hoy no brindamos en la tuya.

Era el momento más valioso e intimo del día. No cualquiera era invitado a sentarse a ella para compartir con la familia. Solo amigos, allegados, o algún hijo de vecino respetado, cuyos padres no llegaban a cubrir la olla de guiso para todos los hermanos.

Cuando alguien se metía con cosas valiosas de la familia, nunca más se lo invitaba. “No lo quiero ver en esta mesa!” Decían los viejos.

Sin embargo existen los cínicos que nos convocan a sentarnos a su mesa. Pero para atragantarnos con la comida que nada tiene que ver con las sobras que nos dan en el comedor de su empresa. A ahogarnos con las bebidas muy distintas a ese vaso de agua turbia que nos ofrecen en las jornadas de calor. Los empresarios que nos exprimieron cada segundo del año, hoy nos invitan a brindar juntos. A que vayamos a observar ansiosos que saquen nuestro nombre de una bolsa para llevarnos ese electrodoméstico que no pudiste comprar ni trabajando los domingos, porque las deudas previas ya te reventaron la tarjeta.

¿Levantaremos las copas al mismo tiempo con los que brindan por unas “felicidades” muy diferentes a las nuestras? Si para ellos “felicidades” significa vernos con nuestros cuerpos arruinados de tanto producir. Cuando ellos dicen “salud” piensan en lo poco que les importa la nuestra y la de los nuestros, cuando de ganancias se trata.

Luego de un año en el que nos echaron a la calle a viejos amigos, disfrutaron sus malos tratos, descuentos ilegales, sanciones injustificadas, indiferencia hasta de los reclamos más elementales de los trabajadores y tantas prepotencias más.

Solo nos dieron lo que pedíamos, cuando nos unimos, nos preparamos con nuestra organización y los golpeamos con todo nuestro odio.

Miles de escalones subidos al año en esa eterna escalera para alimentar las maquinas hasta sentir temblar nuestras rodillas. Mientras ellos suman números desde un cómodo sillón en la oficina con aire acondicionado. Todo el frío invierno y ya entrando el verano, estuvimos en un vestuario cuyas duchas sin luz, ni agua caliente y pasillos sin lugar ni para ponerte los zapatos, se parecen mas a una cámara de gas. Continúan descartando trimestralmente a los pibes de agencia luego de sacarles todo el jugo. Y sin embargo se ríen y disfrutan entre codeadas cómplices. Así preparan otro circo como el del año pasado, luego del cual vinieron dos despidos. Como cuando nos invitaron a hinchar juntos por Argentina en el mundial 2006, y luego vinieron más de 30 despidos. Como el campeonato al fondo de la fábrica o los carteles para mejorar la comunicación que nunca oyeron.

Toda una inversión económica en eventos que tienen un solo fin: Seguir riéndose de nosotros!

Pasamos muchas cosas y aprendimos. Los golpes nos hicieron más fuertes. Este año nos volvimos a unir y ganamos. Rompimos los miedos y salimos por lo nuestro. No pudieron confundirnos. Supimos en quien confiar y contar, y en quienes no. Con la síntesis de los más viejos, nuestra experiencia y las energías renovadas de los nuevos, pudimos sacarles lo que no querían.

Por eso terminamos el año con cosas para festejar, otras que mejorar y otras para recuperar.

Después de todo esto “¿Nos podrán mirar a los ojos cuando en su fiesta nos inviten a levantar las copas?”

Nosotros pensamos que no. Y no nos interesa ir a comprobarlo. En tu mesa no comemos ni aunque las tripas nos duelan del hambre y no brindamos con tu copa porque no es sincero tu “salud”.

Seguimos respetando lo que nos enseñaron nuestros viejos en la mesa donde lo único que sobraba era la solidaridad. Preferimos ir a la mesa donde se sientan a cenar y brindar los trabajadores. Los que la sufren cada día. Allí donde hay lugar para los amigos, los viejos, los nuevos, los efectivos y contratados… Los despedidos.

Termina un año complicado y todo apunta a que el que viene lo sea aun más. Hoy festejemos y brindemos con nuestras copas para que el próximo, sea un año de los trabajadores y nuestro pueblo. Acá en nuestro trabajo, en el país y en todo el mundo. Un año donde rompamos sus cadenas y enterremos sus humillaciones.

Por eso no vamos a tu fiesta. Porque solo celebramos junto a los nuestros.

Por eso al patrón le decimos: En nuestra mesa no!

Salud y felicidades compañero!

Comisión Gremial Interna

El KRAFT profundo. No son los números.

Estándar

Hoy hubo elecciones de la Comisión Interna de la fábrica de la alimentación Kraft Terrabusi, y la lista Desde Abajo – PTS ganó nuevamente la interna con los trabajadores que encabezaron la enorme lucha del 2009 contra los despidos de la multinacional, como Poke Javier Hermosilla y Lorena Gentile.

A pesar de las buenas migas entre los verdes(color burocracia Daer) y los verdes(color sojatown) que acordaron bajar una lista para allanar el terreno a los maoista del PCR (que en el 2009 firmaron la paz social en el ministerio de trabajo), se mantuvo el clasismo al frente de la organización de los trabajadores, con 820 votos contra 658, creciendo incluso en los turnos mañana y tarde (la noche es como “un soviet” donde se impuso el activismo más organizado con  358 a… 96 pssssst).

:::

Es que desde la lucha del 2009 contra los 160 despidos, que tuvo en jaque a la embajada yanqui, la UIA y el gobierno que mandaron la represión, algo empezó a cambiar en Kraft. Esta importante fábrica de la alimentación, en el corazón industrial de la Zona Norte, se transformó en aquel entonces en un emblema para propios y enemigos.  Los de la vereda de enfrente empezaron a preocuparse y prestarle más atención al fenómeno del “sindicalismo de base” donde la izquierda clasista y revolucionaria como el PTS tiene peso, y tuvieron que repensar la relación de fuerzas. A tal punto se alertaron, que hoy vemos cómo preparan su defensa (con crisis capitalista mundial más aguda de por medio, como en el 2009) y redoblan los ataques contra los sectores más combativos, delegados de base y la izquierda: con causas a los trabajadores de Kraft y miles de luchadores procesados en todo el país, pedido de desafueros como en FATE, ataques “gorilas” de la presi por cadena nacional contra los metrodelegados, encarcelamiento al Pollo Sobrero, patotas al mejor estilo AAA contra los delegados de la 60….

Para lxs trabajadores, también fue un punto de inflexión. La enorme experiencia hecha con el gobierno, la policía, la embajada yanqui, el ministerio de trabajo, la burocracia y los concialiadores, hoy sigue vive y se reactualiza. Desde hace dos años que ganó el clasismo, y se fortaleció la organización desde abajo de los trabajadores, los métodos de lucha del 2009 se extendieron, las asambleas tiene a los trabajadores como protagonistas, intervienen, debaten, toman posiciones, reorganizaron el cuerpo de delegados por turno. Saben muy bien a quiénes se enfrentan, quiénes son sus aliados y quiénes no. Saben que los jóvenes estudiantes estuvieron con ellos en el 2009, en la Pana, bancando la represión, con los cortes de calle en Callao y Corrientes. Ellos están también con nosotros cuando nos quisieron meter presos.  Lo expresaron frente al asesinato de Mariano Ferreyra por parte de la burocracia sindical. Pararon la fábrica y cortaron la Pana.  Muchos marcharon para repudiar la represión a los sin techo en el Indoamericano, cuando el Encuentro Obrero (hoy organizado en Nuestra Lucha) se movilizó en solidaridad junto a otros sectores del clasismo. Su alianza, saben, es obrera y popular, ocupados, desocupados, estudiantes. Así lo demostraron ante la muerte de Marcela Ortega, trabajadora de Kraft, producto de la desidia y el cinismo chupasangre del servicio médico propatronal, con paro total. Ahí se ve, cuando paran la planta frente a los acosos de un gerente a una trabajadora, con los varones a la cabeza. Ahi están los que creian que después de la dictadura militar les quedaba escepticismo, y con esta experiencia volvieron a creer en la militancia revolucionaria como Chancho, uno de los nuestros que se fue hace poco después de que los patrones durante décadas le exprimieron hasta la ultimo de sus músculos, obligado a dejar de a poco su vida en las fábricas para sobrevivir (paradoja del capitalismo inmundo). Este cambio en la subjetividad de una clase obrera que toma confianza y pone a funcionar los engranajes de su poder, que mueve esta sociedad todos los días, en las fábricas, los transportes, servicios, en cada ladrillo, en cada plato de comida, es lo que vale más que 10, 100, 1000 votos. Este es el triunfo profundo de Kraft. Son los que ya no van a volver a agachar la cabeza, y contagian al de al lado. Y es sólo una pequeñísima muestra de lo que tiene para dar nuestra clase, pero que es posible cuando hay una dirección revolucionaria que tiene grandes objetivos. Los maoistas dirigieron esta fábrica por décadas, y no lograron (no está en sus planes) ni 1/3 de cambio de subjetividad en los trabajadores. Otras organizaciones de la izquierda, aunque intentan (poco) ganar alguna que otra interna, allí se quedan, conservan el lugar, pero casi nada hacen para mover estas poderosas fibras. En dos años los trotskistas del PTS nos fusionamos con lo mejor de la vanguardia obrera, y hoy vemos el cambio, somos parte de el.  Zanon bajo control obrero, que este mes cumple 10 años de ocupación, es otro ejemplo de la potencia que tienen los grandes objetivos. La clase obrera avanza de a saltos, no evolutivamente, y para dar esos saltos hace falta una estrategia para vencer.

Hoy en Argentina, empieza a caer cual castillo de naipes el discurso del “desacople” frente a la crisis capitalista mundial, son estos ejemplos como Kraft los que hay que multiplicar, a sabiendas que las patronales y el gobierno tienen el ojo bien puesto en los delegados de base de izquierda, y que como en toda crisis es por donde empiezan a atacar. Nosotros, nos preparamos para derrotarlos.

Es un orgullo ser parte de la Juventud del PTS que pelea y se organiza con todos estos trabajadores, clasistas y revolucionarios, que como dijo alguna vez Raul Godoy, son los esclavos insurrectos que eligieron cargarse en su espalda una partícula de responsabilidad sobre el destino de la humanidad. En este mundo hacen falta más de estos compañerxs que construyan esa poderosa organización de la clase obrera para vencer. ¿Vos qué vas a hacer?