Esas locas ganas de seguir adelante, siempre, hasta el socialismo

Estándar

Desde chiquito que me causan repulsión los funerales. Siempre los sentí tan impostados, tan frívolos. Esas ceremonias hipócritas donde la mayoría tiene que fingir una tristeza y una pérdida que no comparte, y la minoría tiene que fingir que se lo cree. Idas y vueltas de condolencias grotescas en la forma y vacías en su contenido.

Y la gente se muere, sí; se muere incluso sin saber para qué ha vivido, qué ha dejado, y por qué ha muerto. Y, entre todo eso, la burguesía que se esfuerza por hacer un mito de sus muertos.

Nosotros, los trotskistas, estamos en contra de mitificar a nuestros muertos, porque entendemos que -aún sabiendo que cada compañero, cada compañera, es insustituible, distinto e inigualable- lo que perdura entre nosotros y nos hace ser algo que va más allá de nuestra propia materialidad, son las ideas. Y las ideas no se petrifican con el mito, ni mueren con la persona. Se van transmitiendo por efecto contagio. Revolotean por el aire y se le pegan al “desprevenido” que está comenzando a abrir los ojos. Así le pasó a la compañera Lili, que falleció ayer con 58 años.

Hoy, la mañana del viernes 16 de marzo de 2012, fui a un velorio distinto a todos los que me ha tocado asistir. Vengo de ver a mis camaradas del PTS, a los compañeros de otras corrientes -como el PO, IS y el MAS-, a los familiares de Lili, y a las obreras de Bruckman recordando, con lágrimas en los ojos y la frente en alto, a una militante revolucionaria.
Lili empezó a militar allá por el 2002, en lo que eran las asambleas populares (particularmente la de Córdoba y Anchorena). La experiencia de la toma de la fábrica Bruckman (donde el PTS jugó un rol muy importante) la llevó a abrazar la causa del proletariado. Solo la fusión de la vanguardia obrera con los marxistas revolucionarios puede provocar algo así; que se haga militante una mina de 50 años, con dos hijos, un esposo y su título de contadora en el bolsillo.
La crisis la sacó a la calle, obligada, como a tantos. Pero la convicción y las firmes ideas del trotskismo hicieron que jamás vuelva a encerrarse en su casa  para tener una “vida normal”. Así es que abrazó la causa del proletariado y, dispuesta a construir un partido revolucionario que quiebre la balanza para el lado de los oprimidos, le dedicó hasta el último segundo de su vida. Me cuentan que en ella latía la capacidad de poner la causa por delante de las propias satisfacciones personales. Solo alguien que tenga las convicciones revolucionarias profundamente arraigadas puede llegar a esa conclusión. Que se vaya duele, pero su experiencia fortalece.

Qué loco y lindo a la vez es sentir que casi sin haberla conocido la comprendo profundamente, que algo me hermana tanto a ella, como a Polo y a miles de compañeros que jamás conocí personalmente. Comparto con ellos una causa de vida. Qué ganas de que las lágrimas no nublen demasiado la vista, para seguir rapidito, que la lucha continúa y parte de la pelea es salir a transmitirle a todos y a cada uno quién fue Lili: una militante revolucionaria.

Que corra la bola, que revoloteen sus ideas por el aire y se prendan cada vez más fuerte en cada vez más “desprevenidos”.
Para que pasen, si quieren, dejo los post de la Troskotrinchera y del Diablo.

Y les dejo dos videos más. El homenaje completo que le hicimos a Lili, y el homenaje desde la Bancada Obrera del FIT, en boca de Alejandro López, a un año de la muerte de Polo Denaday

Anuncios

Un comentario »

  1. Yo tampoco pude conocer a Lili, pero comparto el sentimiento amuchante de ser revolucionario, esas ganas de mirar al otro y sentir que uno tambien se mira.

    Bueno volver a ver La Rabia posteando, y a no colgar que se viene un año movidito.

    Un abrazo, desde las trinchera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s