Las rejas que quedan, las fotos que están y las que faltan

Estándar

“La clase dirigente tradicional que tiene un numeroso personal adiestrado, cambia hombres y programas y reasume el control que se le estaba escapando con una celeridad mayor de cuanto ocurre en las clases subalternas; si es necesario hace sacrificios, se expone a un porvenir oscuro cargado de promesas demagógicas, pero se mantiene en el poder, lo refuerza por el momento y se sirve de él para destruir al adversario y dispersar a su personal directivo que no puede ser muy numeroso y adiestrado”. Antonio Gramsci.

.:. 

Se sabe que la historia la escriben, publican y reparten por millones los que (más)ganan. Pero acá estamos nosotros, resistiendo y dispuesto a contar nuestra historia. Esa cualidad, en parte, demuestra que no estamos derrotados, que seguimos en pié y luchando.  Y no pelear por hacerlo, contársela a todos y a cada uno, con todo lo que esté a nuestro alcance, sería claudicar.

Image

La muestra fotográfica inaugurada por Abal Medina que reviste la fachada de la Casa Rosada y del Congreso son la reconstrucción parcial y hasta esteril que hace el kirchnerismo de lo que fue aquel 19 y 20 de diciembre del 2001.

A esos miles con las cacerolas, a los piquetes, a los milicos con los caballos, y a las corridas, a esos cuerpos bañados en sangre y caídos en las escalinatas del Congreso, les falta una parte, un pedazo fundamental del cuento.

Image

A esas gigantografías le faltan los obreros de Zanón y las obreras de Brukman, que demostraron que hay una salida distinta al cierre de fábricas y las prebendas de punteros. Le faltan los Pocho Lepratti, los Maxi y Darío, los Julio López y Silvia Suppo, los Luciano Arruga y los Mariano Ferreyra. En fin, les faltan todas esas cosas que nos ayudan a entender cómo hicieron para cangearnos el “Que se vayan todos” por un “Aceptamos duhaldistas reciclados, a Ménem en el Senado, y a los cómplices del asesinato de Lepratti –entre otros tantos cómplices- libres.

Image

A diez años, cuando la juventud se levanta en todo el mundo, cuando los egipcios se enfrentan a la calle con los milicos (que pegan como siempre: de a muchos y por atrás, ¡cobardes y asustados!), los estudiantes chilenos dicen “vamos por todo, si no, no nos darán nada”, y los “indignados” se multiplican por todos lados. Cuando Cristina usa cada segundo en televisión para decir que los que nos organizamos en nuestros lugares de trabajo somos “extorsionadores”, y el Gobierno le da media sanción a la “Ley antiterrorista”, para condimentar la criminalización de la protesta social, y que los hoy 5 mil procesados por luchar se puedan quintuplicar en poco tiempo. Cuando los gurúes de la City se arrancan los pelos para explicar la crisis económica internacional, y los que quiebran ya no son los bancos sino los mismos Estados. Cuando se cumplen diez años del 2001, y en las vísperas del 2012, salimos nuevamente a las calles, para ir de Congreso a Plaza de Mayo. Marchamos con las Juventud del PTS, con los obreros y estudiantes atacados por organizarse y procesados por luchar, con el legado peligroso de ese 2001 amenazante, vivo en cada asamblea de Kraft, en cada obrero Sin Patrón de Zanón, en cada corte y cada reclamo de la clase obrera. Con el horizonte de poner en pié el Partido Revolucionario que quiebre la balanza de la historia para el lado de los oprimidos.

Image

A fin de cuentas esas fotos están sostenidas por rejas. Rejas que se mantenien desde aquellas jornadas, tanto en el Congreso como en la Casa Rosada, materializando en pedazos de hierro altos y en punta, la escisión todavía viva entre las masas y sus representantes políticos tradicionales. “Tal escisión con el régimen político y sus instituciones – la justicia, el parlamento, los grandes medios de comunicación y la burocracia sindical – se manifestó en el lema de cientos de miles: que se vayan todos”.

Esas rejas, que expresan una contradicción latente -la contradicción del carácter irreconciliable de las dos clases antagónicas-, en algún momento van a caer. Para un lado, o para el otro, pero van a caer. O, mejor dicho, las vamos a tirar.

Anuncios

»

  1. Los trece días que pudieron cambiar el país para bien y por falta de conciencia de el pueblo cambiaron para mal, ayer por la tarde caminado por la plaza del congreso donde pusieron algunas fotos gigantes de esos días, se veía claramente como cambio el país para mal, las familias que quedaron viviendo en las calles de Bs As por el calor se refugiaban a la sombra de las fotos y realmente era una imagen dantesca , de todas esas imágenes me queda dando vueltas en la cabeza la de un chicos de nos mas de 4 años jugando bajo una foto que solo muestra la sangre de unos de los muertos de esos días desparramada en el asfalto ,inmediatamente ,vino a mi mente la gran posibilidad que tuvimos como pueblo de cambiar radicalmente las condiciones de vida de este país, y no lo pudimos lograr por falta de conciencia del que lugar ocupamos en producción capitalista del estado Argentino, recién cuando comprendamos esa cuestión vamos a poder comenzara arreglar las cosas como pueblo, lo primero que tenemos que entender es que los que nos dominan ( CFK, Macri, los industriales de todos los sectores, con todos los lacayos Moyano , Iglesias ect,ect ) lo único que les interesa es cuidar sus propios bolsillos ,recién ahí vamos a cambiar este país

  2. Felicitaciones por este muy buen post! A diez años de las jornadas revolucionarias de 2001 es mas que importante decirles que no olvidamos a los que no estan, a los que en esos dias decidian no rendirse ante los cierres de fabricas para tomarlas en sus manos y ponerlas a producir, a los que cayeron en las calles y cuyas historia son parte de la historia que queremos seguir escribiendo: la de los esclavos insurrectos en su pelea por la liberación total de toda opresión y explotación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s