¿Dónde está Don Carlos?

Estándar

Hoy vi ese cartel -versión gigante, imponente- por la calle, camino al laburo. La firmeza en la mirada, la claridad en la consigna de un Gobierno que –sentí- me palmeaba la espalda y me decía al oído; “yo me la juego por usted, laburante precarizado, resabio menemista”. La verdad, me llenó de orgullo, me hizo pintar el corajismo y le hice caso…

Llegué al trabajo (soy estatal), fui directo a la oficina aislada, grande y luminosa del mandamás, y le dije: “Jefecito, le vengo a exigir la planta permanente, porque es mi derecho. ¡No quiero ser más un tercerizado, y ese cartel me respalda! (señalándoselo por la ventana)”….

…me despidieron.

Crucé la calle en diagonal, aprovechando la cercanía entre mi (ex)laburo y el Ministerio de Trabajo, y me puse a protestar.

ATENCIÓN. Don Carlos no existe. Sería un actor.

ATENCIÓN. Don Carlos no existe. Sería un actor.

En estas elecciones, ¿quién va a decir que el 40% de los trabajadores estamos en negro y tercerizados? …¿quién?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s